Sincronías

La composición musical estuvo estructurada a partir de la creación de siete sincronías. Las sincronías eran momentos en los que las cuarenta voces que participaban de Tertulia se convertían en una única voz. Se emitía de manera sincrónica por todos los parlantes un mismo gesto, un sonido, una misma música, o una voz diciendo una frase o una palabra. Constructivamente, eran ejes que organizaban la totalidad, generando tiempos internos, comunes al desarrollo de cada voz o grupo de voces. El cementerio se encarnaba en una sola voz, “hablaba”, y se percibía como totalidad. Estos momentos más sinfónicos, o de tutti, articulaban grandes secciones desarrolladas de forma más “camarística”, según la cantidad de voces de cada zona.

1. [00h:00m:00s] Campanas: Tertulia empezaba con esta primera sincronía en la que sonidos de campanas reales, sintetizadas e imaginarias de alturas y sonoridades diversas se escuchaban cada una por parlantes diferente. Estaban organizadas a tempos diferentes creando una estructura polirrítmica y espacial muy rica. A lo largo de los 10 minutos que duraba esta sincronía, cada una de estas campanas evolucionaba lentamente en sus gestos, timbres y ritmos de forma distinta hasta culminar en una textura abstracta y continua.

2. [00h:26m:05s] Clarines + vientos: aquí, un clarín militar y una flauta mapuche tocaban al mismo tiempo una melodía con ritmos y notas muy similares.

3. [01h:15m:05s] Hay cadáveres: los 40 versos del poema de Perlongher, “Cadáveres”, terminan con las misma frase: “hay cadáveres”. Cada verso, leído por él mismo, fue ubicado en un parlante diferente de manera tal que todos coincidieran en ese texto final al unísono.

4. [01h:52m:05s] Malón: basándonos en sonidos de caballos y gritos, esta sincronía intentaba reconstruir el paso de un malón por el cementerio.

5. [02h:33m:00s] Fusilamiento: el sonido de un pelotón de fusilamiento cargando y descargando sus armas tres veces. El sonido del arma cargándose recorría luego las 40 tumbas organizados como si fueran el tic-tac de un reloj.

6. [02h:50m:00s] Himno: se escuchaba el fragmento final del Himno Nacional Argentino cantado por los niños de una escuela.

7. [02h:52m:00s] Golem + elementos: esta sincronía daba fin a Tertulia. Estaba realizada con sonidos de piano preparado organizados como si fuera el mecanismo de un reloj, y terminaba con la voz de Borges recitando una estrofa de su poema “El Golem”:

“Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.”


Sitio provisto por la Universidad Nacional de Quilmes